Usar cubrebocas durante esta contingencia puede ayudar a evitar el contagio hasta en un 60 por cient

Usar cubrebocas durante esta contingencia puede ayudar a evitar hasta en un 60 por ciento el contagio a quien lo utiliza.

Durante el brote de SARS en 2003, una enfermedad muy parecida al COVID-19, se descubrió que el uso correcto de cubrebocas era 68 por ciento efectivo para ayudar a reducir el contagio del virus.

En comparación, lavarse las manos frecuentemente al día fue un 55 por ciento efectivo. Una combinación de medidas (lavado de manos, máscaras, guantes y batas) fue 91 por ciento efectiva, según el British Medical Journal (BMJ)

Debido a la falta de información sobre las ventajas y protección que el uso adecuado de un cubrebocas ofrece, un grupo de ciudadanos la CDMX, ha creado un sitio web con recursos que demuestran la importancia de utilizar cubrebocas para disminuir el contagio de COVID- 19. El sitio web, http://usacubrebocas.com muestra patrones y videos de cómo hacer cubrebocas, listados de dónde adquirir materiales para confeccionarlos, así como listas de productos que se pueden reciclar para hacer cubrebocas. De igual forma, incluye un directorio de microempresas que se han dado a la tarea de hacer cubrebocas y donarles a las personas que no pueden adquirirlos. El sitio resume noticias sobresalientes relacionadas al uso de cubrebocas que se han publicado en medios internacionales, y ofrece indicaciones sobre la mejor manera de sanitizar los cubrebocas de tela una vez hayan sido usados.

¿Qué puedes hacer para ayudar a contener la pandemia en México?

  1. Quédate en casa. Si no es imprescindible, por favor no salgas. Si es totalmente necesario salir, respeta la sana distancia.

  2. Lávate las manos frecuentemente durante el día. Utiliza jabón o gel antibacterial para mantener las manos limpias y desinfecta las superficies con cloro o alcohol.

  3. Usa cubrebocas, aunque creas que no estás infectado. Está demostrado que usarlo ayuda a disminuir la velocidad de propagación, ya que ésta se da por medio de las gotitas de saliva que se expulsan al hablar, toser, estornudar, cantar o reír.

Si vas a salir de casa, un cubrebocas casero puede contribuir (junto con el lavado de manos y la sana distancia) a disminuir la propagación del virus.

Los cubrebocas quirúrgicos y los respiradores N95 son indicados para personal sanitario, personas con síntomas, enfermos de COVID 19 y las personas que están en contacto cercano con ellos.

Entonces ¿usar cubrebocas sirve?

La respuesta sería, definitivamente sí, y las razones son muy claras y sencillas. Se trata de prevención.

El uso del cubrebocas previene que las personas infectadas contagien a alguien más: Podrás decir: yo no estoy contagiada o contagiado, pero realmente, ¡no lo sabes! De igual forma, dado a que el virus puede ingresar por nuestras boca, nariz y ojos, al tener tu cubrebocas puesto, minimizas la posibilidad de contagiarte de otras personas en la calle y por eso también no debes tocar tu cara, ya que al tocar pasamanos, puertas, anaqueles o otros objetos que hayan sido contaminados, esta medida te ayudará a evitar que el virus entre a tu organismo, en tanto llegas a un lugar en donde puedas lavar bien tus manos.

Hay dos factores importantes a considerar. Hay muchas personas que son asintomáticas, o sea, que no presentan ningún síntoma y no saben si están infectadas. Puedes estar contagiado o contagiada y presentar síntomas muchos días despúes. Mientras tanto, pudiste haber estado varios días esparciendo el virus con la gente que interactuaste, con tus papás, hijos, pareja, amigos, etcétera…

Aprendamos de los demás:

A medida que los casos de enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) se dispararon las personas en Europa y Norteamérica trataron de utilizar cubrebocas para protegerse. Los funcionarios de salud intervinieron para desanimarlos, preocupados por el suministro limitado de mascarillas para el personal de atención médica.

Algunos expertos en salud piensan que esa posición es un error. Las autoridades de salud en partes de Asia han alentado a todos los ciudadanos a usar cubrebocas en público para prevenir la propagación del virus, independientemente de si tienen síntomas o no.

Realmente es una intervención de salud pública perfectamente buena que no se utiliza. No es para protegerse uno mismo, es para proteger a los demás de las gotas que salen de tu tracto respiratorio.

Independientemente de que usen cubrebocas, las personas deben practicar el distanciamiento social y quedarse en casa tanto como sea posible para evitar la propagación del nuevo coronavirus.

A pesar del criterio de algunos funcionarios de salud, que dicen lo contrario, es probable que un cubrebocas pueda ayudar a proteger a un individuo sano de la infección.

No tiene sentido imaginar que las mascarillas quirúrgicas sean importantes para los trabajadores de la salud y no sean útiles para el público en general.

El mayor beneficio del uso masivo de cubrebocas probablemente no provenga de proteger las bocas de los sanos sino de cubrir las bocas de las personas ya infectadas.

No se supone que las personas enfermas salgan, pero las evidencias sugieren que las personas sin síntomas también pueden transmitir el coronavirus sin saber que están infectadas. Los datos de seguimiento de los contactos sugieren que casi la mitad de las transmisiones de SARS-CoV-2 ocurren antes de que la persona infectada muestre síntomas.

La idea de hacer este sitio http://usacubrebocas.com surgió cuando las instituciones médicas oficiales aún no promovían su uso entre la población en general, y ciudadanos de países europeos comenzaron con un movimiento por las redes sociales para fomentar el uso de estos Ya la CDC recomendó el uso de cubrebocas de telas como medida de sanidad para la población en general, pero aún falta mucha información para la población.

Sabemos que lo ideal es quedarnos en casa, pero si tenemos que salir, lo mejor es llevar un cubrebocas y usarlo de la manera correcta para que pueda brindarnos la protección que necesitamos.

El uso de cubrebocas es una medida sanitaria que complementa otras importantes acciones como evitar salir, saludar de lejos y lavarnos las manos con frecuencia. El que uses un cubrebocas no significa que estás protegido de contagio, si no que estás minimizando las posibilidades de que contagies o te contagien. Recomendaciones para su uso:

– El cubreboca debe ajustarse bien, y a su vez quedar cómodo contra el costado de la cara y la barbilla. Es importante que permita la respiración sin restricciones. – Para que su uso sea efectivo, el cubreboca debe cubrir tu nariz y boca. Si lo bajas al cuello para hablar, no estás usándolo correctamente. Lo mismo si te lo pones en la cabeza. – No toques la parte delantera del cubrebocas cuando vas a removerlo, agárralo por las bandas o el elástico. Metelo en una bolsa o ponlo para lavar. Lávate las manos inmediatemente. – Los menores de dos años o las personas que no tengan la capacidad de removerse el cubrebocas no deben utilizarlos. – Ten a la mano al menos dos o tres cubrebocas de tela. De esa forma, puedes desinfectar uno mientras utilizas el otro. Para reutilizarlo: – Una vez llegues a tu casa y te quites el cubrebocas, ponlo a remojar en agua jabonosa durante 15 minutos. Si dispones de cloro, vierte una cucharada en el agua jabonosa.

La Agencia de Protección Ambiental tiene una lista de 15 páginas de desinfectantes aprobados que matan el coronavirus que causa el COVID-19. – Talla el cubreboca con energía para desprender las secreciones que pueden haberse adherido a la tela. – Enjuaga con abundante agua hasta que no queden rastros de jabón ni espuma – Ponlo a secar al sol y al aire o en la secadora – Una vez seco, plánchalo a alta temperatura

Entradas recientes