Inmunidad inteligente en tiempos de COVID-19

¿Sabías que la dieta y el estilo de vida pueden ayudar a mantener tu salud en estado óptimo?

Para ello es primordial aprender a reconocer las señales que nuestro cuerpo manda cada día y así elegir mejores opciones en nuestra dieta y estilo de vida, sobre todo en tiempos de COVID-19, cuando debemos mantenernos más sanos que nunca, comenta la Coach en cambio de hábitos Mariana Carrera

Actualmente se dispersan en el ambiente varias interrogantes, dos de ellas fundamentales: ¿cómo mantenernos cerca a pesar de la distancia obligada?, ¿cómo acoplarnos a un mundo que está cambiando de manera tan profunda?

Los medios a diario se avocan a explicar cómo se desarrolla esta pandemia y cómo prevenir o evitar su propagación, se conocen los síntomas, se calculan los tiempos, se busca una cura.

Médicos, instituciones y gobiernos han solicitado a la población mundial que evitemos contacto, que nos lavemos las manos con frecuencia, que no nos toquemos la cara y que nos quedemos en casa por tiempo indefinido. Lo anterior es sumamente importante, pero no lo es todo...

Aún tenemos mucho que aprender y esta puede ser una gran oportunidad. Te has preguntado ¿por qué el coronavirus no afecta por igual a todas las personas?, pues esto se debe a que las enfermedades están íntimamente relacionadas al estilo de vida y a la alimentación; un sistema inmune saludable y en óptimo funcionamiento es crucial para defenderte de cualquier virus, incluido el COVID-19, del mismo modo que te defiende de cualquier otra enfermedad crónica como la hipertensión o la diabetes.

Mucho se ha hablado sobre qué es el coronavirus, su transmisión y los procesos de higiene requeridos para reducir un posible contagio, pero también es necesario comprender cómo funciona el sistema inmune, esta red de órganos, tejidos y células T y B que trabajan en conjunto creando anticuerpos para mantenerte sano y dar pelea a bacterias, virus, parásitos y hongos, actuando como una barrera entre tu cuerpo y todo aquello que pueda enfermarte.

Nuestro sistema inmune puede verse comprometido por el tipo de dieta, los factores ambientales y el estilo de vida. La médula ósea y el bazo también juegan un papel importante cuando se trata de conservar la salud pues producen glóbulos blancos en la sangre que combaten las infecciones. El sistema linfático transporta linfa (el líquido que contiene estos glóbulos blancos) a través de todo el cuerpo.

Todos juntos logran que el sistema inmune funcione a la perfección como un equipo de las grandes ligas, trabajando en conjunto para mantenerte sano, seguro y vivo. Un sistema inmune inteligente es aquel que puede responder de manera efectiva y librarnos de cualquier enfermedad.

Existen evidencias de que una alimentación nutritiva, con altas concentraciones de frutas y verduras, promueve un sistema inmune saludable y una mejor respuesta contra el estrés. Elegir una dieta saludable puede compararse con reclutar un ejército microscópico de nutrientes entrenados para ayudar a tu cuerpo a luchar contra los gérmenes.

De acuerdo con el Dr. Joel Fuhrman (2018), vocero de Food Revolution Summit, los alimentos más saludables para el sistema inmune son los que englobó bajo el acrónimo G-BOMBS (por sus siglas en inglés: Greens, Beans; Onions, Mushrooms, Berries, Seeds).

- Greens (Verduras) como la espinaca, kale, brócoli, bok choy (col china), coles de Bruselas proveen los fitonutrientes necesarios para un óptimo funcionamiento, son ricos en folatos (producen anticuerpos), calcio y antioxidantes como luteina y zeaxantina.

- Beans (Frijoles) proporcionan fibra y almidón resistente (carbohidratos que no rompen en la digestión) y ayudan en el proceso digestivo.

- Onions (cebollas) junto con los echadores, cebollín, poro, cebolla de cambray, ajo proporcionan compuestos organosulfurados que se liberan al momento de picarlos o aplastarlos, además contienen quercetina, un elemento poderoso en el combate de bacterias y fibra prebiótica con la que se alimentan las bacterias benéficas de nuestro intestino grueso.

- Mushrooms (champiñones) poseen habilidades inmunomoduladoras, el secretor IgA y una sustancia carcinógena llamada agaritina.Berries (moras, fresas, frambuesas y zarzamoras) son altas en fitoquímicos y vitaminas que ayudan a mantener al sistema inmune funcionando a la perfección. El antioxidante principal de la mora azul es un compuesto llamado pterostilbene, estudiado por su habilidad para disminuir la inflamación y combatir enfermedades.

- Seeds (semillas) y nueces como la chía, linaza, nuez de castilla y almendras son ricas en nutrientes y fibra, en grasas buenas como el Omega-3, y micronutrientes como la vitamina E, hierro, zinc y calcio. El zinc, especialmente alto en semillas de calabaza y ajonjolí, es un potente nutriente que soporta el sistema inmune, se le conoce como “el guardián de la función inmune”.

Además, existen otros alimentos que también ayudan al sistema inmune, entre ellos:

- Betabel: altos en nitratos, mejoran la circulación y bajan el ritmo cardiaco; también contiene betalaínas que reducen la inflamación y es fuente de fibra.

- Vegetales morados (coliflor morada, zanahoria morada, cebolla morada, berenjena y col morada): ricos de antioxidantes llamados antocianinas, ayudan a prevenir el cáncer, promueven la salud del corazón y mejoran tu memoria.

- Calabacita: ayuda a la digestión, retrasa el envejecimiento, baja los niveles de azúcar en la sangre y protege tu cuerpo del daño oxidativo que conduce a las enfermedades.

Dentro de los micronutrientes más importantes para el sistema inmune, podemos mencionar a la vitamina A (presente en naranjas y frutas y verduras amarillas como zanahoria, camote, calabaza, y en las hojas verdes); vitamina C (naranjas, pimientos, brócoli, coles de Bruselas, melones y fresas); vitamina E (calabaza butternut, hojas verdes, nueces, semillas y brócoli); complejo B (cítricos, granos enteros, frijoles, lentejas, nueces y semillas, aguacate, plátano,

marianacarreralife

Coach en cambio de hábitos

Trofología

Plant-based chefMaster en cocina vegana

Entradas recientes