Pandemia enfatiza problema básico de higiene: lavado de manos



UNICEF estima que 40% de la población mundial no tiene acceso a instalaciones básicas para lavarse las manos con agua y jabón en casa

SATO, como parte de LIXIL ideo el grifo SATO, una opción que permitirá que personas de escasos recursos tengan acceso al lavado de manos para hacer frente a la pandemia


La pandemia mundial y el confinamiento fueron detonantes que nos ayudaron a recordar que vivimos en comunidad y que todos, de una u otra manera, estamos ligados y nos vemos afectados o beneficiados por las acciones de los otros.


En tiempos de Covid, empresas y personas han abierto la llave al pensamiento comunitario para impactar desde su trinchera. LIXIL Group Corporation, que es un fabricante japonés de materiales de construcción y equipos de vivienda, lo hizo a través un lavamanos muy peculiar y el apoyo a sus trabajadores en México y el mundo.

Para LIXIL, la pandemia ha representado un agente de cambio al notar que en prácticamente todo el mundo las dinámicas diarias se modificaron y más gente empezó a pasar más tiempo en casa, lo que les permitió redescubrir sus hogares, apreciarlos e incluso anhelar espacios más saludables y con elementos que hagan más sencilla y confortable su vida.


Sin embargo, no todas las realidades en el mundo son iguales y en este momento en el que la higiene es fundamental para contener la enfermedad, hay zonas del mundo que aún no cuentan con servicios básicos; la UNICEF estima que aproximadamente el 40% de la población mundial no tiene acceso a instalaciones básicas para lavarse las manos con agua y jabón en casa y en países menos desarrollados, la cifra alcanza el 75% de la población.


La pandemia abrió el panorama de las desigualdades y ante esta situación es que Daigo Ishiyama, Director de Marketing de SATO, una marca parte de LIXIL, es que ideó en medio de la emergencia sanitaria, un prototipo de lavabo mientras su hijo jugaba en la bañera.


Este prototipo, ahora conocido como grifo SATO es sencillo y económico de fabricar, lo que permite a millones de personas de bajos ingresos alrededor del mundo tener acceso al lavado de manos con regularidad y hacer frente a la pandemia mundial por coronavirus al garantizar contacto bajo y reducción de propagación de enfermedades mientras se maximiza el uso de agua, lo que significa menos recargas, pero flujo continuo


Desde antes de la situación sanitaria mundial, LIXIL se ha comprometido en mejorar la calidad de vida de las personas, ofreciendo productos y servicios seguros y cómodos a través de innovación responsable y sostenible, a través de su contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS):

· Higiene y saneamiento global

· Conservación del agua y sostenibilidad ambiental

· Diversidad e inclusión


Además de manera interna, para hacer frente a la pandemia, LIXIL ha implementado acciones en México como el envío a casa de empleados con enfermedades como hipertensión y diabetes con el 100% de su salario, kits de apoyo, programas de salud mental para los trabajadores, así como donaciones de caretas y mascarillas a hospitales.


Como una muestra de agradecimiento e incentivo por los continuos esfuerzos del equipo, a partir del 28 de febrero de este año, se destinó a cada empleado a nivel global, una asignación de lo equivalente a la moneda local de USD 200, monto que se distribuyó a todos los empleados permanentes a tiempo completo y parcial, además de los 50,000 yenes, también equivalente en moneda local que se les otorgó en 2020, para cualquier necesidad que tuvieran para enfrentar el confinamiento.


En las 4 plantas ubicadas en el Estado de México, Tlaxcala, Nuevo León y Aguascalientes, se implementaron todas las medidas sanitarias necesarias para el cuidado de los trabajadores, lo que impacta en las familias de miles de trabajadores.

Entradas recientes