Mantén tu casa libre de polvo y de ácaros



Mientras nos preparamos para pasar aún más tiempo en nuestros hogares, Gem McLuckie, microbióloga de Dyson, explica que hay que tener mayor cuidado con las personas alérgicas ya que la temporada de ácaros del polvo está sobre nosotros.

Pero primero hay que preguntarnos, ¿qué son los ácaros del polvo?

Los ácaros del polvo doméstico son arácnidos microscópicos que se pueden encontrar en hogares de todo el mundo. Su ciclo de vida promedio es de 65 a 100 días y durante ese tiempo pueden desencadenar alergias e impactar su bienestar. De hecho, los alérgenos de los ácaros del polvo son los inductores más importantes de enfermedades alérgicas en todo el mundo, y la exposición extensa en la primera infancia a estos alérgenos de interiores, se ha asociado principalmente con el asma.

Carroñeros de la piel Los ácaros del polvo se alimentan principalmente de la caspa o de las células muertas de la piel que desprenden los seres humanos y los animales. En promedio, los humanos pierden dos gramos de piel por día, e incluso más por la noche, donde la fricción de la ropa de cama hace que las células muertas se desprendan. También pueden obtener los nutrientes que necesitan de otros desechos domésticos, como comida para peces, hongos y migas de comida.

“También es común encontrar más ácaros en las camas y la ropa de cama de las personas que sufren de piel seca, ya que las células cutáneas desechadas tienen un contenido de lípidos reducido, que son la comida favorita de los ácaros del polvo”, agrega McLuckie.

Los ácaros del polvo doméstico prosperan en condiciones cálidas, húmedas y oscuras, particularmente donde los niveles de humedad están alrededor del 70 por ciento y las temperaturas se elevan por encima de los 25 grados Celsius. Eso significa que las áreas donde sudamos, respiramos y compartimos nuestro calor corporal son hogares perfectos para los ácaros. Los sofás, colchones, camas para mascotas y otros muebles blandos son un terreno fértil para los ácaros del polvo, especialmente en su época de reproducción.


Impacto en el bienestar Muchos de nosotros podemos estar familiarizados con la secreción nasal, los ojos llorosos y la picazón en la garganta después de mover ropa vieja y polvorienta, lo que forma una reacción leve a los alérgenos de los ácaros del polvo. Pero el impacto puede ser más grave en determinadas personas.

Las pruebas positivas para las alergias a los ácaros del polvo son extremadamente comunes entre las personas con asma, tipos de dermatitis e infecciones frecuentes de los senos nasales. Los estudios también sugieren que la exposición a altos niveles de ácaros del polvo, especialmente en los primeros años de vida, aumenta el riesgo de desarrollar una alergia a los ácaros y también asma.

“En Dyson, cultivamos nuestros propios ácaros del polvo. Esto significa que podemos aprender más sobre el alérgeno de los ácaros del polvo y comprender cómo nuestras aspiradoras pueden eliminarlo mejor de su hogar ”, explica McLuckie.

Te compartimos 4 consejos para para mantener tu casa libre de polvo:

1. Mantenga a sus ácaros del polvo hambrientos: reducir la cantidad de desechos de células de la piel en su hogar minimiza la fuente principal de alimento de los ácaros, evitando que se reproduzcan exponencialmente. Aspire su colchón por ambos lados con una máquina con un sistema de filtración avanzado, así como su sofá y otros tapizados. 2. Controle los niveles de humedad: los ácaros del polvo se hidratan absorbiendo agua del aire, por lo que mantener los niveles de humedad relativa por debajo del 45 por ciento a temperatura ambiente matará a la mayoría de ellos. Ventile la ropa de cama y las mantas con frecuencia, además de ventilar su hogar abriendo la ventana o usando un purificador de aire con filtro HEPA. No olvide utilizar el ventilador extractor después de la ducha o también mientras cocina, ya que incluso elevar los niveles de humedad durante una hora y media al día puede permitir la supervivencia de los ácaros del polvo doméstico. 3. Controle la temperatura: los ácaros del polvo prosperan a temperaturas de 25 grados Celsius, así que asegúrese de aspirar las áreas más cálidas de su hogar con frecuencia para controlar los niveles de ácaros del polvo, como canastas, sofás o colchones para mascotas. Lavar la ropa de cama u otros muebles blandos a 60-90 grados Celsius también romperá los alérgenos. 4. Un consejo extra: no olvide que los ácaros del polvo son microscópicos. Si puede ver polvo en su hogar, ¡es posible que los ácaros ya están prosperando!

Entradas recientes