Enfermedades respiratorias pueden causar Sordera Súbita, total o parcial


Así sea gripa o alergia, el no atenderlas a tiempo y adecuadamente, puede ocasionar que repentinamente se deje de escuchar, ya sea parcial o totalmente, por el daño que una infección puede causarle al tímpano y el nervio auditivo, que conecta el oído con el cerebro, según Joseph García, audiólogo y gerente de Capacitación para América Latina de Starkey, líder global en tecnología auditiva


Enfermedades como la gripa, que, aunque suele ser viral y de poca importancia, el no atenderla a tiempo y dejarla pasar puede traer consecuencias graves al oído como la Sordera Súbita, ya sea parcial o total, afirmó Joseph García, audiólogo y gerente de Capacitación para América Latina de Starkey, líder global en tecnología auditiva.


“Por lo general sucede en un solo oído y representa una emergencia médica porque el tímpano deja de trabajar por la infección y su nervio auditivo, que conecta el oído con el cerebro”, destacó.


La Sordera Súbita, cuyo término médico es hipoacusia neurosensorial súbita, se presenta cuando las personas pierden parcialmente el oído con una sordera de al menos 30 decibeles. Suele presentarse en menos de 72 horas en pacientes que nunca han tenido problemas auditivos, normalmente mayores de 40 años.


De acuerdo con el Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD, por sus siglas en inglés), la pérdida de la audición de 30 decibeles causa que una conversación normal se escuche como si fuera un susurro.

Pero ¿cómo saber si se tiene Sordera Súbita? En opinión de Joseph García, algunas personas notan que tienen Sordera Súbita cuando hablan por teléfono o se despiertan en la mañana e incluso, hay pacientes que escuchan como un ‘plop’ fuerte antes de dejar de oír.


Normalmente, dice, afecta solo a un oído y las personas que la sufren pueden sentir mareos o vértigo, o escuchar un ruido o silbido permanente en el oído, conocido como tinnitus.


Los síntomas de Sordera Súbita se deben considerar como una emergencia médica y se debe consultar al médico de inmediato. Aunque aproximadamente la mitad de las personas que la padecen recuperan parte o toda su audición espontáneamente, por lo general en el transcurso de una a dos semanas desde el inicio de los síntomas, retrasar el diagnóstico y el tratamiento (cuando esté justificado) puede disminuir la eficacia del tratamiento.


Recibir tratamiento de manera oportuna aumenta en gran medida la posibilidad de que se recupere al menos parte de la audición.


Además de la gripa, el especialista recomienda revisar nuestro oído si sufrimos también de alergias por la conexión que existe entre las vías respiratorias y el oído. “El cuadro alérgico provoca que las vías respiratorias se inflamen y que se incremente la secreción del moco, lo que en ocasiones puede derivar en otitis”, alerta.


“Ya sea por una gripa o una alergia, nuestro oído puede verse afectado y mucho más en época de frío, como ahora, por lo que es muy importante hacerlo revisar periódicamente y evitar así enfermedades mucho más graves que a la larga pudieran hacernos perder el sentido del oído definitivamente”, concluyó el especialista en audiología de Starkey.



Entradas recientes