top of page

Alimentos que protegen a tu bebé todo el año


Las vitaminas protegen a tu bebé en cada estación contra las enfermedades en vías respiratorias que afectan, sobre todo, a los niños.


Para que ellos puedan disfrutar al máximo y evitar la incomodidad de la tos o la gripa, es importante ayudarles a fortalecer su sistema inmune. La buena noticia es que, a través de una alimentación sana y balanceada, podemos lograrlo.

Las vitaminas que se obtienen a través de una alimentación adecuada son el mejor aliado para proteger a los niños de cualquier infección en vías respiratorias, pues son sustancias que promueven el correcto funcionamiento del organismo. En la temporada invernal, el aumento de actividades, junto con el descenso de la temperatura y el cambio de horario, demandan más energía de lo habitual y, por lo mismo, es importante mantener una dieta rica en vitaminas para evitar cualquier deficiencia y fortalecer el sistema inmune de los pequeños.

Aquí te decimos algunas de las más esenciales y los alimentos en donde puedes encontrarlas:

Vitamina C

Los cítricos como la naranja y el kiwi o las verduras como la coliflor, el brócoli, las espinacas y el pimiento rojo son alimentos ricos en esta vitamina, la cual es la principal en potenciar el sistema inmune para evitar resfriados e incluso ayudan a aliviarlos cuando ya se tienen.

Vitamina B

Los alimentos ricos en vitamina B fortalecen el sistema inmunológico y también el sistema nervioso. Esta vitamina puede ser encontrada en legumbres, germinados y huevo, por lo cual son sencillos de preparar y probablemente ya son del agrado de tu bebé.

Vitaminas A, D y E

Este grupo de vitaminas liposolubles, o sea que se disuelven en grasas, ayudan estimulando la producción de células que son indispensables para el correcto funcionamiento del sistema inmune, ya que regulan la respuesta de éste. La vitamina A puede ser encontrada en tomates, zanahorias y algunos mariscos. La D es un gran aliado para activar las defensas y se obtiene principalmente del sol; sin embargo, también se la puedes ofrecer a tu hijo a través del salmón, cereales enriquecidos y algunos productos lácteos como leche entera, yogures enteros, mantequilla y quesos como el gouda y parmesano. Finalmente, la vitamina E puede encontrarse en el aceite de oliva o en frutos secos como las almendras y las avellanas, que quedan muy bien al molerse en cremas para que los niños las ingieran de forma segura.

En el caso de los bebés, la mejor defensa se encuentra en la leche materna, pues contiene compuestos inmunológicos, como los leucocitos maternos, que proporcionan inmunidad activa y promueven el desarrollo de la inmunocompetencia del bebé.

Una sana alimentación es la base para que los niños estén resguardados de las enfermedades que vienen con el invierno, pero es importante acompañar ésta con otros hábitos saludables como evitar el consumo elevado de azúcar, la comida procesada o las grasas trans. La actividad física y descansar apropiadamente durante la noche son otros factores que, combinados con la buena alimentación, crean una barrera de protección para todos.


Comments


Entradas recientes
bottom of page