Merece atención deficiencia de vitamina D en adultos mayores en México

Se ha documentado en nuestro país que la deficiencia de vitamina D afecta a 1 de cada 3 adultos (31.8% mujeres y 28.1% hombres).

 

Lo que convierte esta situación en un problema de salud pública. Prácticamente toda la población de adultos mayores está por debajo de la recomendación de 800 UI (unidades internacionales) al día de vitamina D. ¿Por qué es preocupante? Porque representa mayor riesgo de osteoporosis, fragilidad, caídas, fracturas, dependencia funcional y pérdida de la función muscular1.

 

Recientemente, se ha descubierto que más allá de los beneficios calcémicos conocidos, la vitamina D tiene un papel muy importante en la modulación de la respuesta inmunológica. Sobre esto, comenta Alicia Ramírez Huerta, especialista en nutrición: “La deficiencia de vitamina D se ha asociado con una serie de afecciones patológicas, incluidas infecciones, enfermedades autoinmunes y alérgicas, de ahí la importancia de ser atendida esta necesidad vitamínica”.

 

Las vitaminas son consideradas nutrimentos esenciales para vivir, cuyo propósito es actuar como catalizadores en todas las reacciones del organismo (ya sea de manera directa o indirecta) para que el cuerpo funcione bien fisiológicamente. A diferencia de todas las demás, la vitamina D es la única que se adquiere mayoritariamente por los rayos del sol (alrededor de un 90%), mientras que el restante proviene de los alimentos, como el atún, salmón, champiñones, leche fortificada, aceites de hígado de pescado, entre otros.

 

Para saber con certeza la necesidad vitamínica que tenemos, es preciso realizar los estudios de laboratorio correspondientes para que sean interpretados por un médico. De acuerdo con Alicia Ramírez, “será él médico quien nos indique si requerimos algún tipo de terapia como prevención, mantenimiento o corrección de los niveles necesarios de vitamina D. Aunque está demostrado que los suplementos de 4000 UI al día son seguros y efectivos para tratar una deficiencia o insuficiencia de vitamina D, lo más responsable siempre será no automedicarse”. 

 

Ya que el sistema inmunológico es una de las armas más poderosas que tiene el cuerpo para defenderse de enfermedades e infecciones virales, es primordial para la población en general tener niveles óptimos de vitamina D. En el caso de los adultos de la tercera edad, significaría una mejor calidad de vida y bienestar global debido a las características particulares inherentes a la vejez, ya que generalmente son población de riesgo ante posibles enfermedades y accidentes.

 

Concluye Ramírez Huerta: “Ahora que estamos en el marco del Día de los Abuelos, cuidemos de nuestros adultos mayores, ya que la vitamina D tiene el potencial para modular las respuestas inmunes y prevenir o tratar inflamación y autoinmunidad, si sus necesidades vitamínicas están cubiertas, disfrutarán de una mejor calidad de vida”.

 

 

Share on Facebook
Please reload

Entradas recientes
Please reload