Llegó la Canícula, los 40 días más calurosos del año

Ya empezó la famosa temporada de la canícula en la República Mexicana, la cual abarcará aproximadamente del 12 de julio hasta el 20 de agosto.

El nombre de canícula se le atribuye, debido a la creencia de que la estrella Siruis, la cual forma parte de la constelación Can Mayor o Canícula, y es la más brillante de la constelación, se llega a posicionar al lado opuesto del Sol en verano, lo que genera la creencia del aumento de temperatura.

Los denominados '40 días más calientes del año' por lo regular se presentan entre los meses de, julio y agosto, donde las jornadas llegan a superar los 45 grados de temperatura. La canícula es característica de la zona norte del país, sin embargo el fenómeno se llega a presentar también en estados al sur. Destaca su presencia en Nuevo León, Tamaulipas, Veracruz, Hidalgo, Tlaxcala, Puebla, Estado de México, Morelos, Colima, Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Tabasco, Chiapas, Campeche, Yucatán, Quintana Roo y San Luis Potosí.

Es difícil pronosticar el inicio, la duración e intensidad del fenómeno climático, también conocido como sequía intraestival, de medio verano o veranillo, porque depende de las condiciones atmosféricas, incluso, en circunstancias excepcionales puede comenzar desde junio o extenderse hasta septiembre

El aumento de la temperatura afecta la salud de diferentes formas: provoca desde deshidratación, golpe de calor, sed intensa, cansancio, dolor de cabeza, debilidad, mareos y vómito hasta aumento en frecuencia cardíaca y muerte en las células de la piel además de aumentar el riesgo de cáncer en la piel, y hasta la muerte.

Se espera calor extremo, principalmente en norte, sur, sureste y algunas zonas del centro del país, según el Servicio Meteorológico Nacional (SMN). convirtiéndola en un problema de salud que si no se trata adecuadamente puede complicarse y ocasionar la muerte.

Durante esta temporada, donde los termómetros marcan más de 40 grados en algunos estados de la república, los casos de diarrea aumentan en más de un 30% sobre todo en la población infantil menor de 5 años. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), a nivel global las enfermedades diarreicas son la segunda causa de muerte en niños menores de cinco años, siendo también muy peligrosa en adultos mayores.

Por lo que se recomienda hidratarse constantemente, evitar la exposición al sol por largos periodos, usar protector solar y el uso de ropa ligera.

Entre los factores que originan la diarrea infecciosa en esta temporada, están el manejo inadecuado de alimentos y bebidas con contaminación microbiana, los inadecuados hábitos higiénicos, entre otros. Los alimentos que se consumen en la calle, como los antojitos, no siempre están elaborados con la mejor higiene, y por la ausencia de refrigeración entran más fácilmente en proceso de descomposición convirtiéndose en un factor de riesgo para el desarrollo de diarrea.

La diarrea es un mecanismo de defensa del intestino ante un agente agresor, la mayoría de las veces es de tipo infeccioso y se define como la disminución en la consistencia y aumento en la frecuencia de las evacuaciones (más de 3 al día), se considera diarrea aguda cuando la duración es menor o igual a 14 días.

Durante un episodio de diarrea, en las heces líquidas y vómitos se pierde agua y electrolitos (sodio, cloruro, potasio y bicarbonato). Cuando estas pérdidas no se restituyen, se produce deshidratación, aseveró el Dr. Federico Javier Ortiz Ibarra, infectólogo y pediatra.

Entre los signos y síntomas de la deshidratación destacan piel seca, letargo, ojos hundidos, labios secos, llanto sin lágrimas, fontanela hundida en caso de los bebés (mollera hundida), irritabilidad, pulso débil o impalpable, ausencia o disminución de la orina.

La rehidratación oral es la piedra angular para evitar la deshidratación y con ella la mortalidad infantil por diarrea aguda a nivel global. Además, es recomendable el uso de una terapia combinada, porque como se dice: “Dos son mejor que uno”, ya que no solo es importante escapar de la diarrea sino también prevenir la deshidratación.

Se debe utilizar una combinación de una terapia de rehidratación oral a base de electrolitos, además de un complemento a base de Tanato de gelatina, que tiene propiedades antidiarréicas y astringentes que forman una capa protectora en la mucosa intestinal inhibiendo la adhesión de bacterias sobre la pared intestinal, y utilizar en conjunto un antidiarréico antiséptico intestinal con acción antibacteriana local, como nifluroxazida para que juntos combatan eficazmente al padecimiento y sus repercusiones.

Por eso ante los constantes reportes meteorológicos que indican el aumento de calor y las lluvias, se exhorta a la población a tomar medidas preventivas, sobre todo la hidratación con agua, comer bien alimentos sin grasa y si la diarrea no se controla, acudir con el médico, seguir las indicaciones y tomar el tratamiento prescrito para controlarla y disminuir las complicaciones.

Tags:

Entradas recientes