Crispy Chicken, una receta tradicional americana para paladares exigentes

¿A quién no le gusta el pollo crujiente?, su jugoso sabor y textura lo han convertido en uno de los platillos más famosos y consumidos mundialmente. Este manjar tiene su origen en Estados Unidos y su receta está llena de historia.

 

 

El crispy chicken (pollo crujiente) nace de la fusión de las tradiciones culinarias de los inmigrantes irlandeses y escoceses que se establecieron en Estados Unidos, y a su vez se enriqueció con los sabores de la gastronomía africana de las comunidades que en el siglo XVIII se asentaron en las regiones sureñas como Houston, Oklahoma y Nueva Orleans, formando parte de las recetas de la comida cajún (la gastronomía típica de la zona).

 

Cada 6 de julio se celebra el Día Mundial del Crispy Chicken, este año festéjalo desde casa y disfruta en compañía de tu familia de una cena especial y deliciosa. A primera vista cocinarlo puede parecer complicado o muy tardado, ¡no te preocupes!, te compartimos el secreto para lograr un pollo frito extra crujiente en tu horno de una forma sencilla y saludable. Solo sigue los pasos de la receta de Yummly,la plataforma de recetas más completa de KitchenAid.

 

Ingredientes

 

  • 2 pechugas de pollo sin piel y sin hueso

  • 473 mililitros de leche

  • 4 cucharadas de mantequilla

  • 150 gramos de harina

  • 2 cucharadas de sal sazonadora

  • 2 cucharaditas de pimentón

  • 1 cucharadita de pimienta negra

  • 391 mililitros de caldo de pollo

  • Sal

  • Pimienta

 

Procedimiento

 

  • Comienza marinando el pollo en leche de 30 a 60 minutos. Cubre el pollo con la leche y déjalo reposar en el refrigerador. El suero de leche sin grasa es una excelente opción para usar.

  • Precalienta el horno a 375 grados si tu horno es de convección, o 400 grados si es convencional. Mezcla 1 taza de harina con 1 cucharada de sal de sazonar, dos cucharaditas de pimentón, una cucharadita de pimienta negra. Mezcla bien.

  • Pon cuatro cucharadas de mantequilla en un recipiente para cocinar. Colócalo dentro del horno caliente durante 2-3 minutos para que se derrita. Se recomienda usar un sartén de hierro fundido de 12 pulgadas.

  • Sacude la leche extra y sumérgela en la mezcla de harina.

  • Retira el exceso de harina y pon el pollo en la mantequilla derretida. Hornea durante 20 minutos y luego dale la vuelta de modo que se hornee de ambos lados. Cocina hasta que la temperatura interna sea de 165 grados (unos 15-20 minutos más) dependiendo del grosor del pollo.

  • Saca el pollo y a continuación ponlo en un sartén con papel aluminio y colócalo en el horno a fuego medio. Agrega ¼ de taza de caldo de pollo. Añade harina aproximadamente igual al volumen del líquido. Bate la harina y el líquido juntos y cocina hasta que se dore un poco por unos 2 minutos.

  • Añade 1 lata de 397 g de caldo de pollo, y ponlo a hervir mientras lo bates constantemente. Continúa hasta que esté bien espeso. Alrededor de 3-4 minutos y luego agrega sal y pimienta al gusto.

  • Listo, sírvelo y disfrútalo. Lo puedes acompañar con mostaza, salsa barbecue, puré de papa o la guarnición que desees.

 

Si deseas aventurarte y disfrutar más de la cocina norteamericana te recomendamos descargar la app culinaria Yummly de KitchenAid, en la cual encontrarás una amplia variedad de recetas de muchas de sus regiones. Para más información visita el sitio: https://www.yummly.com/

 

 

Share on Facebook
Please reload

Entradas recientes
Please reload