Vitiligo, enfermedad de la piel en la cuál algunas partes pierden su color

Los mexicanos que viven con vitiligo, padecimiento que afecta a más de 1 millón de habitantes en nuestro país, enfrentan discriminación y aislamiento, lo que causa un fuerte impacto en su autoestima, alertaron médicos especialistas de la Fundación Mexicana para la Dermatología (FMD).

 

El vitiligo–cuyo día mundial se conmemora este 25 de junio–, a pesar de ser una enfermedad con baja prevalencia, en comparación con otros padecimientos, causa un estigma importante que tiene un impacto psicológico y psicosocial en quienes lo padecen, expuso la doctora Rossana Llergo, presidenta de la FMD.

 

Refirió que el vitiligo es una condición que afecta al 2 por ciento de la población a nivel mundial; es decir, más de 150 millones de personas viven con este padecimiento actualmente, mientras que en México se ubica entre el tercero y quinto lugar de todas las dermatosis, lo que representa entre el 2 y 4 por ciento de los pacientes dermatológicos.

Ocurre cuando las células productoras de pigmentos (melanocitos) dejan de funcionar. La pérdida de color en la piel puede suceder en cualquier parte del cuerpo incluso la boca, cabello y ojos. Agregó que la causa de su aparición es multifactorial pues están involucrados factores genéticos, factores autoinmunes y mecanismos neurogénicos.

 

Por lo general, la melanina determina el color del cabello y la piel. El vitiligo se produce cuando las células que producen melanina mueren o dejan de funcionar. El vitiligo afecta a las personas de todo tipo de piel, pero puede ser más perceptible en las personas de piel más oscura. Esta afección no pone en peligro la vida ni es contagiosa. Puede ser estresante y hacerte sentir inseguro de ti mismo.

 

El tratamiento del vitiligo puede restablecer el color de la piel afectada. Pero no previene la pérdida continua del color de la piel ni evita su recurrencia.

 

En cuanto al impacto psicológico, la doctora Llergo Valdez comentó que la mayoría de los pacientes comienzan con los brotes antes de los 20 años de edad, lo cual incrementa que puedan sufrir discriminación, soledad y aislamiento, lo cual afecta su autoestima y dificulta sus relaciones interpersonales y laborales.

 

 

Sobre el tratamiento para el vitiligo, la especialista la doctora Llergo comentó que a pesar de que esta enfermedad no tiene cura, hoy en día puede controlarse con la aplicación de tratamientos tópicos, sistémicos y fototerapia.

 

Sin embargo, “uno de los retos más importantes es lograr un apego correcto al tratamiento porque la mayoría de las veces el paciente se desespera porque no ve resultados inmediatos. Incluso abandonan el tratamiento, lo cual puede resultar contraproducente, ante lo cual es fundamental que tengan paciencia y se apeguen a las indicaciones de su médico”.

Share on Facebook
Please reload

Entradas recientes
Please reload