¿Puede el Plasma Convaleciente ser efectivo como tratamiento para pacientes de covid-19?

Ante la pandemia del coronavirus, expertos de todo el mundo están investigando y usando las técnicas más avanzadas para encontrar un tratamiento contra la enfermedad covid-19.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) no ha aprobado aún ningún medicamento específico para tratar a las personas con la COVID-19, ya que aún no hay evidencia algún medicamento seguro y efectivo para tratarla.

Una pista científica estudiada en China, Estados Unidos y Francia, se basa en la transfusión a los enfermos de plasma sanguíneo de personas curadas, que desarrollaron anticuerpos contra el nuevo coronavirus. Este método resultó eficaz en estudios a pequeña escala contra otras enfermedades infecciosas como el Ébola y el SRAS.

Si esto funciona, cada donación de plasma podría "salvar tres o cuatro vidas", según Eldad Hod, especialista de transfusiones que dirige este ensayo en el hospital Irving de la Universidad de Columbia en Nueva York.

En China, se realizaron transfusiones de plasma al principio de la epidemia. Dos estudios recientes, con pocos pacientes y concluyeron que hubo una mejoría de su estado clínico.

El plasma es el suero o porción líquida que queda después de que se han removido los glóbulos rojos, las plaquetas y otros componentes celulares de la sangre. Contiene agua, sales, anticuerpos y otras proteínas que usualmente se utilizan en terapias para personas con deficiencias del sistema inmune, hemofilia o que hayan sufrido traumas como quemaduras o mordeduras de animales con rabia. Antes de que se descubrieran los antibióticos, el plasma también era un tratamiento común para combatir infecciones bacteriales.

Tanto la sangre como el plasma se han usado para tratar muchas otras afecciones, y generalmente son muy seguros y todavía no hay evidencia de cuál es el riesgo de contraer la infección con la COVID-19 al recibir plasma de personas convalecientes. Pero los investigadores creen que es muy poco, porque el donante de plasma se ha recuperado en forma total de la infección. (Mayo Clinic)

La terapia con plasma de personas convalecientes es decir, que ya cursaron la parte grave de la enfermedad y están el proceso de recuperación, es uno de los tratamientos experimentales que algunos médicos están usando para aquellos que tienen COVID-19 grave.

Esto es porque las personas que se han recuperado de COVID-19, ya tienen en su sangre anticuerpos, o sea proteínas que el cuerpo usa para combatir infecciones de esa enfermedad. Ese componente de la sangre que es la parte líquida es el plasma y al ya contener anticuerpos, que pueden crear inmunidad, se le llama plasma de personas convalecientes.

Los expertos también le llaman "terapia de anticuerpos pasiva", porque en vez de esperar a que el organismo cree sus propios anticuerpos, como ocurre con las vacunas, aquí se trata de irrigar su sangre con un plasma que ya tiene los tiene.

La agencia de noticias, BBC, afirma que debido a los anticuerpos que contiene el plasma, cuando una persona tiene una infección, su organismo reacciona creando anticuerpos para defenderse. Una vez que la persona se recupera, esos anticuerpos quedan almacenados en el plasma durante semanas o incluso años. La terapia de transfusión de plasma convaleciente se basa en que el enfermo reciba los anticuerpos que ya vencieron al virus en otra persona.

La OMS lo considera todavía como un "tratamiento en investigación" por lo que será clave responder preguntas acerca de la cantidad de anticuerpos necesaria y los resultados de estos ensayos servirán para probar la efectividad de la técnica.

Se espera que el plasma de personas convalecientes estimule la capacidad sistema inmunológico para combatir el virus y ayude a que la gente que tiene una enfermedad moderada no se agrave y no presente complicaciones.

La terapia con plasma de personas convalecientes podría por tanto ayudar a las personas con COVID-19 que no han tenido resultados con otros tratamientos. Estas personas con frecuencia presentan síndrome de dificultad respiratoria aguda, que es una afección pulmonar grave y también están en peligro de presentar insuficiencia orgánica y muerte.

Este procedimiento podría también ayudar a otras personas que quizás estén a riesgo de una enfermedad grave, como por ejemplo, enfermedades cardíacas o diabetes, o los que tienen un sistema inmunitario debilitado.

También podría considerarse útil y preventivo para los miembros de la familia o para los trabajadores de la salud que han estado expuestos a alguien con COVID-19 para posiblemente prevenir que se infecten.

La terapia con plasma de personas convalecientes puede representar un riesgo si no está 100% comprobada la procedencia y seguridad de la persona donante, igual que en cualquier transfusión sanguínea. Por lo que los riesgos, que si bien son mínimos, pueden ser: Reacciones alérgicas, dificultad para respirar y trasmisión de otras infecciones, incluyendo VIH y hepatitis B y C

Antes de que se pueda usar la sangre donada, se debe analizar por razones de seguridad. Luego pasa por un proceso para separar los glóbulos sanguíneos, para que todo lo que quede sea el plasma con los anticuerpos.

Como en cualquier procedimiento de donación de sangre, se deben reunir ciertos requisitos como la edad, estado de salud, antecedentes previos, peso y cumplir con los requisitos previos establecidos por el laboratorio en donde te preparan adecuadamente. Un miembro del equipo de atención médica inserta una aguja estéril de uso único, conectada a una sonda (línea intravenosa), en una vena del brazo y con ayuda de un dispositivo especial se va separando el plasma del resto de los componentes de la sangre.

Es por ello, que se invita a las personas que ya cursaron la enfermedad a donar sangre, para ayudar a otros a sobrevivir de esta terrible enfermedad

Si tú o un miembro de tu familia tiene preguntas sobre la terapia con plasma de personas convalecientes, habla con tu médico. El plasma de personas convalecientes debe ser compatible con el tipo de sangre de cada persona.

Cuando llega el plasma con el paciente, la bolsa estéril se conecta a la sonda y el plasma sale de la bolsa en gotas. Toma aproximadamente de una a dos horas para completar el procedimiento. Como esta terapia es experimental, se vigilará muy de cerca al paciente después del procedimiento con plasma de convalecientes. El médico registrará la respuesta y reacción al tratamiento. Quizás tome nota de cuánto tiempo se estuvo hospitalizado, o si fue necesario ayudarle a respirar o hacerte otras terapias después del procedimiento con plasma de convalecientes.

Los resultados colectivos de las personas que se hacen terapia con plasma de personas convalecientes puede proporcionar información sobre la efectividad de la terapia y si puede convertirse en una terapia aprobada para tratar la COVID-19 y posteriormente otras enfermedades graves. En un tratamiento preliminar, muchas personas se han beneficiado con la terapia con plasma de personas convalecientes. Los investigadores continúan evaluando los resultados de aquellos que se hicieron la terapia.

Tags:

Entradas recientes