¿Ya te llegó en agotamiento mental? es tiempo de recargar la mente, el cuerpo y el alma

 

El agotamiento mental puede causar cansancio extremo. Esto es el resultado de exigir de más a lo que nuestros cuerpos estaban destinados a soportar.

 

 

La resiliencia es la capacidad de moverse a través de la adversidad de una manera que es saludable y eficaz.

 

Si te dijera que necesitas conducir tu automóvil sin parar a través del país, sin detenerse a recargar combustible ¿qué pensarías? Imposible, ¿por qué? ... porque nuestros autos no fueron construidos para llegar tan lejos sin recargar combustible.

 

Entonces, ¿por qué es una sorpresa que nosotros, los humanos, no estemos destinados a trabajar y pensar sin parar? Desafortunadamente, el combustible es una respuesta demasiado obvia. Cuando nos quedamos sin combustible, al igual que un automóvil, simplemente nos detenemos. Por lo tanto, alimentar nuestros cuerpos es importante, éste es un tema que abordaré más adelante. Pero primero hablaré de nuestra salud mental, comenta el Dr. Kent Bradley, Director de Salud y Nutrición, Herbalife Nutrition.

 

Una sutil analogía con la salud mental es el aceite en el automóvil. Mientras conducimos, eventualmente se empieza a descomponer el aceite, y con el tiempo ese aceite se vuelve menos efectivo. Si no prestamos atención a las advertencias del automóvil, nuestro motor se ve obligado a funcionar con poco o nada de aceite y literalmente se quemará, se sobre calentará y dejará de funcionar.

 

Similar al bajo nivel de aceite en un automóvil, el agotamiento mental puede causar cansancio extremo. Esto es el resultado de exigir de más a lo que nuestros cuerpos estaban destinados a soportar.

 

¿Cuáles son las formas de mantener nuestras mentes adecuadamente lubricadas y reponer energías para evitar el agotamiento?

 

Primero: nuestras mentes reciben constantemente datos. Esos datos deben procesarse a medida que buscamos significado y patrones. Sacamos conclusiones y creencias mediante el escaneo constante de datos. Esas conclusiones y creencias son la base de cómo respondemos a la vida.   

Queremos sintetizar y sacar conclusiones porque así es como están conectados nuestros cerebros. Cuando obtenemos datos nuevos que modifican o incluso contradicen datos anteriores, se crean conflictos. Es importante resolver ese conflicto mental para que podamos tomar buenas decisiones. Hacemos esto creando distancia entre los datos. El tiempo es a menudo un gran creador a distancia. Necesitamos reducir el ritmo para obtener nuestro espacio necesario para pensar y poner las cosas en perspectiva.   

 

¿Cómo ralentizamos el ritmo en este momento de confinación, temor y cambio radical en el estilo de vida?

 

1.      Deje de consumir información sin parar.

2.      Reconozca que la información no es atemporal. La información está vinculada por lo que se conoce en ese momento. Estamos conectados para dar sentido, y de ese significado sacar conclusiones. Pero eso puede no ser posible y las conclusiones que podemos sacar no son eternas.

3.      Calme su mente a través de prácticas intencionales. La meditación es algo que a menudo se discute, pero rara vez se practica por muchos.

4.      Piensa en otra cosa: dele a su mente algo más en lo que pensar. Sería preferible pensar en algo que sea energizante y estimulante.

 

Practicar estos pasos puede ayudarlo a ser más intencional sobre cómo consume, analiza y actúa sobre los datos. Desafortunadamente, a veces no estamos seguros de las acciones que debemos tomar y eso puede causar ansiedad.

 

Las 6 claves que pueden ayudarte a lidiar con la ansiedad  

 

La incertidumbre es causada por no tener la capacidad de predecir lo que sucederá. Y aunque lidiamos con la incertidumbre cada minuto de nuestras vidas, ya que realmente no sabemos lo que sucederá al minuto siguiente, nos sentimos consolados por los patrones repetidos que vivimos. Llamamos a estos patrones RUTINAS.

 

Te levantas todos los días para trabajar al mismo tiempo, haces ejercicio a una hora determinada, cenas a la misma hora. Encontramos consuelo en nuestras rutinas porque tenemos certeza de qué y cuándo sucederá algo. Tratar con la incertidumbre puede ser estresante, incluso provocar ansiedad. Durante un período prolongado, puede provocar agotamiento mental o agotamiento extremo. Sin embargo, hay algunas cosas que aún siguen siendo predecibles, y podemos crear una rutina que nos ayudará a manejar la incertidumbre.

 

He sido un gran defensor no solo de las rutinas comentó el Dr. Kent Bradley. sino también del DESCANSO: el descanso físico y el descanso mental por el consumo excesivo de los medios y la sed de tener que tener una respuesta que muchas veces parece no llegará pronto. Pero también soy un defensor de la RECREACIÓN: salir y hacer actividad física, así como hacer algo que nos brinde alegría. Y, por supuesto, para calmar la mente, tenemos la oportunidad de practicar técnicas de RELAJACIÓN que nos ayudan tremendamente y nos brindan la capacidad de replantear: proporcionar una perspectiva diferente sobre los eventos, los datos y quizás descubrir nuevas creencias que podrían ser más útiles y energizantes.

 

Tampoco podemos olvidar que las RELACIONES PERSONALES son críticas, ya que nos necesitamos mutuamente para ayudar a poner las cosas en perspectiva y el estímulo que conlleva saber que no estamos viviendo la vida solos. Y, por último, el aspecto importante del REPLANTEAMIENTO. Esto es lo que abordaré a través de cómo cambiamos nuestra mentalidad a continuación.

 

Ajustando el modo de pensar   

 

Otra forma de ver cómo lidiar con el estrés y la ansiedad es adoptar un enfoque a más largo plazo mediante el desarrollo de prácticas que nos brinden resistencia frente a los desafíos de la vida.

 

La resiliencia es la capacidad de moverse a través de la adversidad de una manera que es saludable y eficaz. Se supone que ocurrirá adversidad, pero proporciona un amortiguador para reducir su impacto.

 

Todo lo que hablamos sobre las formas de reducir el estrés son aplicables, pero hay cinco formas específicas de pensar que son extremadamente poderosas. Si tuviéramos que practicar estas actitudes mentales, podríamos atenuar el agotamiento mental y el agotamiento.

 

1.      Una mentalidad de gratitud: tan fácil de decir, tan difícil de hacer. La gratitud es una mentalidad que busca y reconoce las cosas por las que podemos estar agradecidos.

       La práctica de la gratitud nos da energía y nos ayuda en tiempos de adversidad.

2.      Una mentalidad de confianza: esto es más que "La pequeña locomotora que sí pudo"(cuento clásico de EUA).

       También es una mentalidad que se basa en la creencia de que somos capaces de tomar las medidas necesarias para lograr lo que se necesita ante la adversidad. La confianza inspira esperanza.

3.      Una mentalidad de significado y propósito: esta es la mentalidad de que mi vida tiene significado, valor y propósito.

       También es una mentalidad que mis acciones tienen un propósito y, por lo tanto, debo tomar medidas para continuar a pesar de los contratiempos y las dificultades.

             4.    Una mentalidad de colectividad: esta es la mentalidad de que no tengo que hacerlo solo y, de hecho, no debería tener que hacerlo.

 

No estamos solos y hay muchas personas que están en este viaje, y juntos, podemos superarlos.  

 

Una mentalidad positiva: este no es un vaso medio lleno, es una orientación completa que puede ser útil. Es una mentalidad que se nutre del beneficio de las emociones positivas que a menudo provienen de la gratitud, el propósito y la conexión. Es tanto un resultado como una mentalidad, ya que reconocemos que necesitamos tener una vida enriquecida con pensamientos positivos.

 

Y finalmente, alimentando nuestros cuerpos.

 

Como mencioné en la analogía del automóvil, nuestros cuerpos, como el automóvil, necesitan combustible. Pero necesitamos combustible que ayude a nuestra salud en general. Debemos consumir importantes fuentes de nutrientes para alimentar nuestras células y trabaje para lo que fueron diseñadas. Esto implica una gran cantidad de nutrientes que se encuentran en una dieta saludable, que desafortunadamente a menudo no podemos consumir. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las dietas de muchas personas en todo el mundo tienen menos cantidades de magnesio y vitaminas A, C, D y E a las recomendadas. Deberíamos pensar en las necesidades de nutrientes y en cubrir las necesidades de nutrientes para alimentar nuestros cuerpos.

havh

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Please reload

Entradas recientes
Please reload