¡Que no te dé el golpe! sí el golpe de calor, hidrátate bien

 

Ante las altas temperaturas que se registran en el país, la Secretaría de Salud alerta a la población a no exponerse por periodos prolongados al sol y en caso de presentar fiebre, la piel roja, seca y sin sudor y no padecer alguna enfermedad infecciosa, acudir inmediatamente al médico porque este es el inicio del “golpe de calor”.

 

Es un tipo de insolación denominado «insolación sin realizar esfuerzo» se produce al estar en un ambiente caluroso que provoca un aumento de la temperatura corporal central

 

Destacó que los menores de cinco años y los adultos de más de 65 años, son quienes más son susceptibles al fenómeno así como quienes tienen que realizar sus labores bajo los rayos del sol como los campesinos, ejidatarios, choferes, entre otros, deben tener una buena hidratación y con ello evitan el padecimiento.

 

Indicó que el “golpe de calor” se presenta por la exposición prolongada a los rayos de sol, el uso de ropa que no permite la transpiración y una deficiente hidratación. Por ello, agrega, se recomienda a las personar usar ropa ligera y de colores claros, evitar los periodos prolongados bajo el sol y usar sombrero o sombrilla. Otras medidas son: evitar  hacer ejercicio entre las 11:00 y 16:00 horas, beber líquidos, de preferencia agua simple, eliminar las bebidas azucaradas y/o alcohólicas.

Si bien los profesionales de la salud saben qué hacer cuando una persona presenta un “golpe de calor”, es importante que el afectado vaya a tiempo con el médico para evitar complicaciones.

 

El “golpe de calor” es el incremento súbito de la temperatura corporal a más de 39 grados y que es causado por las extremas temperaturas ambientales. Es la forma más grave de lesión por calor y es más frecuente en los meses de verano.

 

El golpe de calor requiere tratamiento de urgencia. El golpe de calor sin tratar puede dañar rápidamente el cerebro, el corazón, los riñones y los músculos. El daño empeora cuanto más se retrasa el tratamiento, lo que aumenta el riesgo de sufrir complicaciones graves o la muerte.

 

Un golpe de calor o shock térmico es uno de los casos más graves de hipertermia. Es el sobrecalentamiento que sufre el cuerpo debido a las altas temperaturas o un exceso de ejercicio físico. La falta de hidratación hace que diversos órganos dejen de funcionar como lo harían de forma habitual.

 

Los efectos producidos por el calor, son el resultado del fracaso que se produce en los mecanismos fisiológicos que regulan la temperatura corporal, ante una sobrecarga de calor en el medio, con manifestaciones van desde calambres, sensación de agotamiento y síncope, hasta un golpe de calor,

Sus manifestaciones físicas son: calambres, sensación de agotamiento, fiebre, piel roja, caliente y sin sudor, palpitaciones, pulso acelerado, náusea, dolor de cabeza, síncope o desmayo, entre otras, y sin que exista otra causa como una enfermedad infecciosa, usted está padeciendo el trastorno.

 

¿Qué hacer con una persona afectada?  Para dar atención a una persona afectada por el “golpe de calor”, lo primero que se tiene que hacer es colocarlo en un lugar fresco, quitarle lo más que se pueda de ropa, sobre todo si esta es de telas gruesas o aflojar su ropa para que se disipe el calor corporal y pueda respirar mejor y darle a beber agua en sorbos pequeños.

 

Se le debe bañar con agua tibia, nunca fría, porque esto provoca una vasoconstricción y no permite que el mecanismo natural de intercambio de temperatura con el ambiente al comprimir los vasos sanguíneos y el calor se mantiene en el cuerpo.

 

Hay que darle de beber agua si está consciente y en caso de sufrir desmayo, acudir al centro de salud más cercano para que reciba el tratamiento adecuado.

¿Cómo prevenirlo?

  • Evita la exposición al sol en las horas centrales del día (de 11 a 17 horas) y, en general, evita exposiciones prolongadas o dormirte al sol.

  • Si notas cansancio o mareo, retírate a un lugar fresco o ventilado y aflójate la ropa.

  • Pasa tiempo en locales con aire acondicionado. Si dispones de él en casa, acuérdate de bajar la temperatura por la noche, porque el cuerpo se enfría durante el sueño.

  • Cúbrete adecuadamente la piel, la cabeza y los ojos con ropa, sombreros o gorros y gafas de sol. Esto te ayudará a prevenir tanto los golpes de calor como las quemaduras.

  • Consume abundantemente agua, líquidos y bebidas isotónicas. Evita las comidas pesadas de difícil digestión que hacen aumentar la temperatura interna. Come frutas de temporada que son frescas, como sandía, piña, melón.

  • Lleva ropa ligera que permita la transpiración, el principal mecanismo de refrigeración de nuestro cuerpo.

  • Presta especial atención a los ancianos y niños. En concreto, los niños menores de tres años no deben exponerse al sol.

  • Por ningún motivo dejes a niños, personas mayores o mascotas dentro de un vehículo.

 

 

Share on Facebook
Please reload

Entradas recientes
Please reload