Que el calor no afecte a tu mascota

Las temperaturas comienzan a subir, el sol hace sentir su poder más temprano y la necesidad de tomar agua es urgente.

 

Llegó el calor, una época para disfrutar, pero también la temporada de dar mayores cuidados a tu mejor amigo, esa mascota consentida que se merece todo el amor. Te compartimos estas sugerencias para que vivan bien durante la

época de calor:

 

 

 

 

 

Limpieza
Por lo general se recomienda darle un baño una vez al mes, así lo mantendrás limpio, sin embargo, es importante secarlo bien, y en especial sus oídos, ya que la presencia de humedad constante puede ocasionarle complicaciones. De igual forma, cepíllalo dos o tres veces por semana y evita cortar demasiado el pelo de los ojos, ya que lo protege de la luz.

 

 

 

 

 

Hidratación

 


No olvides este mandamiento: siempre sirve agua fresca en un recipiente limpio para que la tenga cada vez que la requiera. Incluso si hacen ejercicio, procura llevar una botella o atomizador con agua, para que lo mantengas hidratado y fresco.

 

 

 

 

 

 

 

Alimentación
Se recomienda servirles preferentemente en las horas de menos calor. Lo ideal es que le brindes un alimento de calidad desde pequeño, que contenga ingredientes con proteínas de alta digestibilidad que aportan aminoácidos esenciales, ácidos grasos omega 3 & 6, selenio, vitamina E, prebióticos y probióticos, y Ganador Cachorro Todas las Razas los tiene a través de su sistema único de beneficios Life Defense, que ayudará a que tu compañero disfrute de un crecimiento saludable, un aprendizaje activo, fortalecerá sus defensas y le brindará una óptima digestión.

Protección vs insectos
Procura estar al día con la cartilla de vacunación y también en temas de desparasitación, ya que durante el calor es especialmente sensible a insectos, por lo que es necesario que lo protejas con los productos que indique el veterinario.

Caminatas y juegos

 


Programa las horas de menos sol para sacarlo a caminar, es mejor temprano en las mañanas o por la tarde, ya que el piso, incluso el de patios o azoteas, podría quemarle las almohadillas de las patas. Una temperatura mayor a los 18 grados centígrados no es recomendable para estar afuera. Tampoco se recomienda salir a pasear después de su comida, para no afectar su digestión.
El calor aumenta su sensibilidad, así que cuando lo pasees, procura que no ingiera basura, plantas, plásticos, restos de comida o excrementos. Así también, cuando sea posible déjalo sin correa, verás que él mismo regulará su ritmo de movimiento y se relajará.

Cuídalo de un golpe de calor

 

Aunque a veces llevamos a nuestro amigo con nosotros, no siempre es conveniente, exponerlo al sol o a la posibilidad de estar encerrado en un automóvil o en un espacio sin ventilación adecuada puede resultar peligroso, porque puede llegar a sufrir un golpe de calor. Igual existe riesgo si no está hidratado adecuadamente o ha realizado ejercicio intenso. ¿Cómo te puedes dar cuenta? Sufre de jadeo, respiración acelerada, temperatura elevada, cambio de color en la lengua, salivación constante, tambaleos, entre otros. Si tiene dos o más de estos signos, no dudes en acudir de manera urgente con el veterinario.
 

Share on Facebook
Please reload

Entradas recientes
Please reload