Dieta Cetogénica puede ayudar en el tratamiento de la epilepsia refractaria.

La dieta cetogénica, se ha probado para tratar enfermedades como epilepsia refractaria, cáncer, diabetes, síndrome de ovario poliquístico y Alzheimer

 

La dieta cetogénica o Keto sin duda es una de las que más polémica genera, pero ¿Sabemos en qué consiste? Esta dieta está basada en un consumo muy alto en grasas, bajo en carbohidratos y normal en proteínas, con un control estricto de las cantidades ingeridas.

 

En el ámbito científico, ha sido ampliamente estudiada para el tratamiento de la epilepsia refractaria, un tipo de epilepsia que no responde a dos o más fármacos. Estas investigaciones han demostrado que en algunos casos, gracias a este tipo de alimentación se pueden reducir las convulsiones en más de un 50%, e inclusive en algunas ocasiones eliminarlas por completo.

 

Actualmente los beneficios de la dieta cetogénica se han estudiado en el tratamiento de enfermedades como el cáncer, la diabetes, el síndrome de ovario poliquístico, la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo en estas condiciones, no se ha observado un resultado tan sólido como el que se ha observado en la epilepsia refractaria a tratamiento farmacológico.

 

Regularmente nuestro cuerpo funciona con carbohidratos, que se convierten en  glucosa, el combustible necesario para realizar nuestras actividades diarias.

 

Con la dieta cetogénica, se disminuye el consumo de carbohidratos y como consecuencia, el hígado procesará la grasa para transformarla en cetonas, que son el combustible alternativo para el cuerpo, producido cuando hay escasez de suministro de carbohidratos (glucosa).

 

Después de seguir esta alimentación por varios días,  las cetonas se acumulan en la sangre y a esto se llama cetosis.

 

 

El mecanismo exacto por el cual esta dieta controla las crisis convulsivas en la epilepsia refractaria no se ha logrado descifrar por completo, sin embargo, lo que sí se sabe es que son las cetonas en sangre las que tienen un efecto anticonvulsivo y antiinflamatorio.

 

Y es por esta razón que ofrece grandes beneficios al paciente con epilepsia refractaria puesto que además de disminuir las convulsiones o eliminarlas por completo, en algunos casos inclusive ofrece una mejora cognitiva del paciente. 

 

Es importante recordar que la dieta cetogénica no es para todos debido a que es una dieta estricta y personalizada al paciente que la necesita; en donde debe participar el médico neurólogo, el nutriólogo o nutrióloga de confianza y sobre todo, el paciente y su familia.

 

 

Share on Facebook
Please reload

Entradas recientes
Please reload