Coronavirus 2019nCoV, ¿una nueva amenaza a la salud mundial?

Los coronavirus pertenecen a una familia de virus presente tanto en humanos como en animales y aunque se desconoce su origen, provocan diferentes enfermedades respiratorias que van desde un resfriado hasta un síndrome respiratorio grave como es la neumonía.

 

La mayoría de los coronavirus no son peligrosos y su tratamiento es sencillo y eficaz, sin embargo en los últimos años se han descrito tres brotes epidémicos importantes causados por coronavirus:

 

SRAS-CoV: El síndrome respiratorio agudo y grave (SRAS, también conocido como SARS y SRAG) que inició en noviembre de 2002 en China, afectó a más de 8.000 personas en 37 países provocando más de 700 muertes.

 

MERS-CoV: El coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) fue detectado por primera vez en 2012 en Arabia Saudita. Se han notificado hasta octubre de 2019 más de 2.400 casos de infección en distintos países, con más de 800 muertes.

 

2019nCoV: A finales de diciembre de 2019 se notificaron los primeros casos de un nuevo brote de coronavirus en la ciudad de Wuhan (China). Desde entonces se han producido varias muertes y se ha confirmado que este coronavirus se transmite no solo de los animales a las personas, sino de humano a humano.

 

Ante esto, la OMS convocó a una reunión de su comité de emergencia y valorará si el nuevo virus asiático podría causar epidemia mundial. La agencia de salud de la ONU apunta que el brote de la enfermedad en Wuhan es causada por una cepa nunca antes vista, que pertenece a una amplia familia de virus que van desde la que provoca el resfrío común hasta enfermedades respiratorias más graves como el SARS.

 

La epidemia de neumonía por este nuevo coronavirus o neumonía de Wuhan empezó a mediados de diciembre de 2019, cuando varias personas  que trabajaban en el mercado de mariscos de Huanan resultaros afectadas, cabe declarar que en este mercando se venden animales vivos.

 

A partir de ello, científicos chinos aislaron el nuevo tipo de bautizado como 2019nCoV, que tiene una similitud de al menos 70% en su secuencia genética con el SARS-CoV.

 

Al 21 de enero del 2020, el incremento en las pruebas de contagio elevó los casos confirmados a más de 400, incluyendo trabajadores de la salud y algunos fuera de China, ​ 17 muertes han ocurrido y hay evidencia de que la enfermedad se contagia entre humanos.

 

Aún no se cuenta con un tratamiento médico efectivo o vacuna contra el virus 2019-nCoV, sin embargo esfuerzos para desarrollar una están en curso.

 

 Sus síntomas incluyen, entre otros, fiebre, dificultades respiratorias y tos​ que ha sido descrita como "similar a la del resfriado común".

 

Como en otros virus que causan neumonía, cuando se transmiten en humanos, el contagio se produce generalmente por vía respiratoria, a través de las gotitas de saliva o moco que las personas producen cuando tosen, estornudan o al hablar.

 

En general, los síntomas principales de las infecciones por coronavirus suelen ser: Secreción y goteo nasal, tos, dolor de garganta y de cabeza, fiebre, escalofríos y malestar general, dificultad para respirar (disnea), en ocasiones puede presentarse también diarrea.

 

Para prevenir la infección, la OMS recomienda el "lavado de manos regular, cubrirse la boca y la nariz cuando se va a toser y estornudar, y evitar contacto cercano con personas que muestren síntomas de enfermedades respiratorias, tales como tos o estornudos". A quienes puedan estar en contacto con posibles afectados se les aconseja el uso de mascarillas y usar pañuelos para cubrirse la nariz y la boca cuando se tose o se estornuda.

 

Una persona infectada puede aliviar los síntomas tomando medicamentos para la gripe recomendados por su médico, bebiendo abundantes líquidos y descansando. ​ Algunos países requieren que las personas informen a su médico sobre síntomas similares a la gripe, especialmente después de haber viajado a China continental. ​

 

Tal y como ocurre con el virus de la gripe, los síntomas más graves (y la mayor mortalidad) se registra tanto en personas mayores, así como en aquellos individuos con inmunodepresión o con enfermedades crónicas como diabetes, algunos tipos de cáncer o enfermedad pulmonar crónica. En casos extremos puede ocasionar insuficiencia.

 

Para determinar si el malestar que sufre un paciente proviene de un simple resfriado o de un coronavirus el médico puede realizar un cultivo de nariz y garganta, o incluso un análisis de sangre.

 

El control de la temperatura (con cámaras térmicas y termómetros digitales) de las personas que llegan a un aeropuerto procedentes de zonas afectadas ha sido una de las primeras medidas que se han puesto en marcha para detectar posibles casos del coronavirus de Wuhan, tal y como se hizo con los brotes anteriores. También se realizan cuestionarios a los viajeros; en caso de sospecha, se les somete a evaluación y, en su caso, se les traslada a centros sanitarios.

 

 

Share on Facebook
Please reload

Entradas recientes
Please reload