Consejos alimenticios para prevenir enfermedades respiratorias esta temporada invernal

La Organización Mundial de la Salud define como enfermedades respiratorias a todas aquellas afectaciones a las vías respiratorias, incluidas las vías nasales, los bronquios y los pulmones. Infecciones agudas como la neumonía y la bronquitis o crónicas como el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

En la época de frío, comúnmente escuchamos el término resfriado, gripe y hoy en día influenza (que puede ser de diferentes tipos).

En México las complicaciones respiratorias representan un reto de salud pública, debido a que forman parte de las principales causas de morbimortalidad en nuestro país.

Se acaban de revelar los datos de la última Encuesta Nacional de Nutrición y Salud 2018 y el porcentaje de niños de 0 a 4 años de edad, que presentaron enfermedad respiratoria previa a dicha encuesta fue de 32.1%. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) de los casi 125 millones de habitantes en México, aproximadamente 40% padecen algún tipo de alergia. Comenta Marien Garza, Miembro del Consejo Consultor de Nutriólogos de Herbalife Nutrition

Aquella persona que lleva un estilo de vida saludable, que incluye una dieta equilibrada y la realización de actividad física, logra prevenir de forma más efectiva las enfermedades estacionales respiratorias oportunistas.

En términos de nutrición, es recomendable consumir alimentos ricos en antioxidantes, vitaminas, minerales y fito-nutrientes. Estos nutrientes pueden ayudar a fortalecer y mantener nuestro sistema inmunológico, encargado de las defensas en el cuerpo.

A continuación, te menciono algunos alimentos que es recomendable agregar en tu dieta diaria:

Ajo. Considerado antimicótico y antibiótico natural desde nuestros antepasados, además excelente para añadir sabor como especia culinaria.

Los cítricos como la mandarina, el limón o la naranja; la guayaba, los chiles y pimientos, son excelente fuente de vitamina C.

Verduras de hoja verde, como espinacas, berro, acelgas o berza, que proveen a nuestro cuerpo de hierro y ácido fólico.

Jitomate, fuente de licopeno, sustancia que también se asocia con la prevención de cáncer.

Fresas, frambuesas, arándanos y moras que son deliciosas y muy versátiles.

Proteínas magras de excelente calidad presentes en pollo, pescado, carnes, huevo y lácteos descremados, así como en soya, frijoles, lentejas y habas.

Nueces y semillas, como las almendras, los cacahuates y los pistaches, fuente de vitamina E y grasas saludables.

Agua, una buena hidratación es esencial para mantener el equilibrio de minerales y fluidos a favor de nuestro sistema respiratorio

La frase “Come más Frutas y Verduras”, es clave; y yo añadiría, “Come más Frutas y Verduras de diferentes colores”.

Entradas recientes