Hacer ejercicio favorece en cada edad y una vida más saludable

El ejercicio ayuda a los adultos mayores a mejorar las funciones cardiorrespiratorias, musculares, la salud ósea y contra el deterioro cognitivo.

 

Realizar ejercicio dejó de ser una cuestión estética para lucir un cuerpo atlético, más allá de la belleza, llevar a cabo una actividad física se ha convertido en un aspecto importante para el bienestar de las personas.

 

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), al menos un 60% de la población mundial no realiza la actividad física necesaria para obtener beneficios para la salud. Se ha observado que la inactividad física es el cuarto factor de riesgo en lo que respecta a la mortalidad mundial (6% de las muertes registradas en todo el mundo).

 

Por esta razón, es necesario cambiar los hábitos de vida e incorporar alguna rutina de ejercicio desde pequeños hasta la edad adulta. Sobre todo, en esta etapa es normal el deterioro físico como consecuencia del envejecimiento; sin embargo, los cambios biológicos se determinan en gran medida por el estilo de vida de las personas en su juventud.

 

De esta forma, una incidencia negativa en los hábitos puede favorecer la aparición temprana de hipertensión arterial, accidentes cerebro-vasculares, enfermedad articular degenerativa, osteoporosis, cáncer de colon, entre otros.

 

 

Estos padecimientos pueden ser revertidos con un estilo de vida saludable y el acondicionamiento físico regular. En adultos mayores de 50 o 60 años el ejercicio ayuda a mejorar las funciones cardiorrespiratorias, musculares, la salud ósea, reducir el riesgo de enfermedades no transmisibles, deterioro cognitivo o llegar a padecer depresión.

 

Conforme a estadísticas del Consejo Nacional de Población (CONAPO), en 2017 habitan 12 millones 973 mil 411 personas de 60 y más años, lo que representa poco más del 11% del total de la población nacional.

 

Ya es hora de dejar de lado el estereotipo del adulto mayor como una persona sedentaria y con poca actividad física, es tiempo de levantarse y realizar algún entrenamiento o ejercicio para llegar a una vejez digna y con ánimos de seguir.

 

Pero, ¿cómo iniciar una rutina a esa edad?, el coach Julio Villaseca, Coordinador de Gimnasios del Club Mundet, nos presenta algunas recomendaciones para empezar con una vida físicamente activa en personas mayores de 50 años.

 

·       Revisión médica. Antes de iniciar con un ejercicio en forma, el experto aconseja realizarse un chequeo médico, el objetivo es revisar el estado de salud de las personas, su presión, o si tienen algún tipo de lesión en sus articulaciones. Esto ayudará a crear un entrenamiento personalizado de acuerdo a sus necesidades.

·       Gimnasio. Recomienda que, si el adulto mayor nunca ha realizado o ya dejó de hacer algún tipo de ejercicio, lo ideal para empezar una vida fitness es entrar al gimnasio, “a mayor edad se va perdiendo masa muscular y para revertirlo se aconseja iniciar con el entrenamiento de fuerza, equilibrado con una buena alimentación, para adquirir resistencia, coordinación, y flexibilidad. Este acondicionamiento físico ayuda a mejorar las articulaciones, sobre todo en edades adultas realizar ejercicio en piernas ayuda a fortalecerlas y evita más adelante depender de un bastón o dejar de hacer actividades sencillas como pararse de la cama o subir escaleras” comentó el coach Villaseca.

·       Frecuencia. Si la persona mayor nunca ha hecho ejercicio, lo ideal será empezar 3 veces por semana por media hora, primero iniciar con cardio para activarse y después pasar a un entrenamiento con máquinas de peso.

·       Horario. De acuerdo al gusto de la persona, puede ejercitarse por la mañana para iniciar con energía las actividades del día, o en la tarde/noche como una terapia de catarsis para dejar todo el estrés del trabajo y llegar a la casa descansados.

 

·       Rutina. Nunca llegar al gimnasio tratando de hacer ejercicios pesados, siempre se inicia el entrenamiento de menos a más, se aumenta de manera gradual para prevenir lesiones. Un ejemplo de rutina para los adultos mayores es empezar con cardio para activar el cuerpo, se aconseja 10 minutos en la cinta, bicicleta o elíptica, después se pasa a la parte del acondicionamiento con aparatos, realizar dos ejercicios por grupo muscular de 10 a12 repeticiones o mínimo de 8 para tener un entrenamiento general.

·       Alimentación. Si el ejercicio es por las mañanas, lo ideal es llegar al gimnasio o al club con algo de alimento ligero como un yogurt o un plátano, algo que contenga glucosa para rendir en la rutina y evitar desmayos o que se baje la presión. Si es por la tarde/noche esperar un par de horas antes de asistir al entrenamiento para evitar malestar estomacal.

·     

 

  Otras actividades físicas. Antes de inscribirse a alguna clase o deporte, las personas mayores de 50 años deben iniciar con ejercicios de fuerza para mejorar la flexibilidad y elasticidad, posteriormente podrán entrar a clases como zumba, natación o algún entrenamiento funcional.

Para finalizar, el coach Villaseca recalca la importancia de asistir periódicamente al médico, sobr

 

e todo en personas mayores de 50 o 60 años para evitar lesiones durante la rutina y siempre acercarse a los entrenadores de los gimnasios para tener un mejor acondicionamiento físico que les permita mejorar su calidad de vida. 

Share on Facebook
Please reload

Entradas recientes
Please reload