Faber-Castell: una tradición de respeto por el medio ambiente

 

No es necesario ser un visionario para darse cuenta de lo importante que es preservar los recursos naturales para las generaciones venideras.

 

Concedemos gran importancia a la producción compatible con el medio ambiente, como nuestra contribución para asegurar el futuro”, Conde Anton Wolfgang von Faber-Castell, ex CEO del Grupo Faber-Castell (1941-2016)

 

Incluso antes de 1972, cuando en Estocolmo la Asamblea General de las Naciones Unidas estableció el Día Mundial del Medio Ambiente el 5 de junio, la compañía Faber-Castell ha sostenido la continua implementación iniciativas y medidas destinadas a reducir el impacto ecológico de sus operaciones, especialmente con respecto al uso de fuentes alternativas de energía.

 

Ya en 1956, la fábrica en Stein operaba su propia planta hidroeléctrica que, a través de una turbina de agua que genera electricidad desde el río Rednitz, proporciona actualmente alrededor del 30% de las necesidades totales de energía del sitio con fuentes regenerativas respetuosas con el medio ambiente. Esta planta se basa en un molino de agua de agua comprado en 1848para proporcionar energía a la fábrica.

 

Además, en el invierno, el sitio Stein utiliza su propio sistema de calefacción de pellets que recicla térnicamente los residuos de madera comprimida. Las virutas se producen en toda la cadena de producción del lápiz.

 

En primera instancia, se muelen nueve surcos en las tablillas y luego cada sándwich de un par de tablillas, pegadas con hilos en las ranuras y secadas en un horno, se corta en nueve lápices que se deben moler para darle forma. Los lápices reciben una capa de pintura o barniz, se imprimen con el nombre y el logotipo de Faber-Castell y finalmente se afilan.

 

Las virutas se comprimen en gránulos hasta una quinta parte del volumen y se almacenan en los meses de verano para tener suficiente reserva como para mantenernos en pleno invierno. La prensa puede producir media tonelada de pellets por hora. Estos pellets alimentan una estufa con una potencia de 1,7 megavatios.

 

Con este mecanismo, Faber-Castell cubre casi una cuarta parte de sus necesidades de calefacción con pellets de madera. Es decir, el 25% de la energía térmica total se produce mediante este proceso de forma ecológica.

 

Además de la necesidad de calefacción y agua caliente en los edificios, los procesos de producción individuales, como secar los lápices después de haberlos pintado, también requieren energía además de las tres calderas calientan elcastillo de Faber-Castell, cerca de los edificios de la fábrica (la mayoría de los cuales datan de 1926).

 

 “La responsabilidad social y ecológica forma parte de nuestros valores fundamentales: se aplican no solo a nuestra marcasino también a toda la organización”, Conde Anton Wolfgang von Faber-Castell.

 

En 2012, Faber-Castell también fue reconocido por sus acciones en el campo de la sustentabilidad. En Brasil, la empresa obtuvo una posición privilegiada en el Índice de Energías Renovables Corporativas (CREX), una clasificación de los mayores usuarios industriales de energía renovable en ese país. Otros sitios de la compañía, como Austria, utilizan hasta un 100% de energía renovable para sus operaciones.

 

Otras iniciativas sostenibles

 

La madera utilizada por Faber-Castell crece principalmente en sus propios bosques gestionados, certificados según estándares ambiental y socialmente compatibles, o proviene de otros bosques sostenibles. Desde principios de la década de 1990, la compañía ha utilizado un barniz a base de agua respetuoso con el medio ambiente en lugar de productos convencionales que contienen disolventes orgánicos.

 

En 2003, Faber-Castell ingresó en el Pacto Mundial de las Naciones Unidas como una de las primeras pequeñas y medianas empresas de Alemania y regularmente publica informes de progreso sobre medio ambiente. La compañíatambién recibió el B.A.U.M. Premio ambiental en 2007 para la gestión ambiental preventiva y total.

 

En 2008, la compañía se unió a la Red Global de Bosques y Comercio que ofrecía una plataforma para las empresas que sienten la responsabilidad de fomentar la silvicultura ambiental y socialmente compatible.

 

En cumplimiento de este compromiso, actualmente el 95% de toda la madera utilizada está certificada según los estrictos criterios del FSC; el resto también proviene de bosques sostenibles monitoreados. Además, el conde Anton Wolfgang von Faber-Castell fue nombrado “Eco-Manager del Año” por el WWF y la revista comercial Capital en 2009. En 2011, TÜV Rheinland evaluó de forma independiente la huella de carbono de la empresa.

 

Share on Facebook
Please reload

Entradas recientes
Please reload