Incontinencia fecal, problema serio en quienes la padecen

 

La pérdida de elasticidad en el recto, diarrea crónica, estreñimiento, diabetes mellitus, esclerosis múltiple, debilidad muscular, movilidad física reducida o trastornos neuropsiquiátricos son causas asociadas.

 

 

La incontinencia fecal suele ser un problema que las mujes y los hombres que lo padecen suelen ocultar por miedo, vergüenza, desconcierto, desconocimiento y falsas creencias ocasionándoles estrés, ansiedad, aislamiento social y retraso para su atención oportuna.  

 

Datos de la Unidad de Coloproctología del Servicio de Gastroenterología del Hospital General de México revelan que la incontinencia fecal representa el 2% de la consulta de especialidad. Los grupos en riesgo de padecer esta enfermedad incluye mayores de 60 años, mujeres con trauma obstétrico, pacientes con cirugía anorrectal previa, enfermos mentales, residentes de instituciones psiquiátricas y pacientes con enfermedades neurológicas como la demencia senil.

 

La incontinencia fecal conocida también como problema de control intestinal es una pérdida involuntaria de heces con el paso de gases, hasta una pérdida completa del control de las deposiciones lo que representa un serio problema que invalida física, psicológica y socialmente al enfermo. 

 

La incapacidad de controlar una deposición hasta llegar a un inodoro y la deposición involuntaria en su ropa interior son ocasionados de forma parcial o total por el volumen y la velocidad con que la materia fecal llega al recto; la sensibilidad y la distensibilidad de las paredes del recto o por los factores del aparato esfinteriano que implican componentes sensoriales y mecánicos que requieren de integridad muscular y nerviosa.

 

En los registros de la Unidad de Coloproctología del Servicio de Gastroenterología del Hospital General de México, se identifican dos causas principales: la obstétrica y la posquirúrgica. Sin embargo, existen otras causas asociadas como la pérdida de elasticidad en el recto, diarrea crónica, estreñimiento, diabetes mellitus, esclerosis múltiple, debilidad muscular, movilidad física reducida o trastornos neuropsiquiátricos.

 

Las personas que padecen incontinencia fecal y que suelen retrasar su atención oportuna son susceptibles de sufrir alteraciones cutáneas, infecciones urinarias, caídas y traumatismos como consecuencia del deslizamiento sobre suelo mojado/sucio por escapes de materia fecal, problemas para movilizarse, déficit de ingresos nutricionales, ansiedad o trastornos de la imagen corporal.

El diagnóstico de la incontinencia fecal requiere de una historia clínica específica y un examen basado en el entendimiento de la fisiología anorrectal que permita conocer la función esfintérica y definir el tratamiento.

 

Hoy en día, existen diferentes alternativas para tratar el problema, algunos tratamientos conservadores funcionan para mejorar la consistencia y frecuencia de las heces mientras que otros fortalecen o reparan los músculos pélvicos.

 

Dentro de las últimas innovaciones se encuentra la Terapia Secca, tratamiento de energía de radiofrecuencia (RF) que ofrece a los enfermos de incontinencia fecal que no han respondido a terapias conservadoras o medicamentos, una opción segura y mínimamente invasiva.

 

 

La Terapia Secca consiste en la entrega de energía de radiofrecuencia a los músculos del canal anal, lo que resulta un cambio en la compliancia del tejido y mejora de los síntomas de incontinencia. El procedimiento ambulatorio dura aproximadamente 45 minutos. Los pacientes se van a casa aproximadamente 1 ó 2 horas después del procedimiento y por lo general reanudan sus actividades normales en pocos días.

En la actualidad se han efectuado más de 3000 procedimientos de los cuales el 84% de los pacientes han experimentado una mejora significativa en los síntomas de incontinencia situación que ha impactado positivamente en su calidad de vida.

 

Fuente:Bertha Sola/Hospital General de México

Share on Facebook
Please reload

Entradas recientes
Please reload