¡Anuncian 1er Ejercicio de Participación Ciudadana por la Primera Infancia!

Con los resultados se busca incidir en el Plan Nacional de Desarrollo y en una política para el desarrollo integral de la primera infancia.

El Pacto por la Primera Infancia, con el acompañamiento de la Secretaría Ejecutiva del Sistema de Protección Integral de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA), anuncian el 1er Ejercicio de Participación Ciudadana por la Primera Infancia; una iniciativa que tiene como objetivo abrir espacios para que niñas y niños menores de 6 años, así como padres, madres, cuidadores principales y ciudadanos en general, expresen su opinión sobre aquello que perciben como lo más importante para el bienestar y felicidad de la primera infancia.

Sobre este 1er Ejercicio, el Lic. Ricardo Bucio Mújica, Secretario Ejecutivo del SIPINNA indica: “Queremos impulsar los derechos humanos de la primera infancia, entre ellos el de su opinión y la debida escucha de las y los adultos. Por lo tanto, a las niñas y niños más pequeños debemos considerarles –de acuerdo a su edad y desarrollo- como participantes activos en la promoción y supervisión de sus derechos, así como participantes activos en su familia, su comunidad y su sociedad, con la capacidad básica para la compresión, comunicación y adopción de decisiones”.

El Primer Visitador de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Lic. Ismael Eslava Pérez afirma que “La participación es un derecho y uno de los cuatro principios fundamentales de la Convención sobre los Derechos del Niño, en cuyo artículo 12 se establece que niñas y niños tienen derecho a expresar su opinión libremente en todos los asuntos que les afecten, y a que ésta se tome debidamente en cuenta. Lo anterior, obliga a las autoridades a implementar mecanismos innovadores para que todas y todos participen significativamente en los procesos de toma de decisiones, incluyendo el diseño de políticas públicas. Este ejercicio permitirá que niños y niñas en primera infancia expresen sus opiniones, sentimientos e ideas a través de formas ajustadas a su edad y capacidades y a través de sus familias”.

“La intención del Pacto es abrir un espacio formal de escucha para las niñas y niños más pequeños, así como para sus mamás, papás y familiares en general”, indica José Ignacio Ávalos, Presidente de Un Kilo de Ayuda, que además asegura que “con frecuencia se olvida que bebés, las niñas y niños más pequeños son sujetos de derechos; y que el Estado y los particulares tenemos la obligación de considerarlos como tales. Necesitamos mirarles, escucharles, ponerles en el centro de la agenda e impulsar las leyes, políticas y programas para hacer realidad sus derechos en esta fase bien diferenciada de su infancia”.

El Representante del Fondo de Naciones Unidas en México, Christian Skoog puntualiza que la Convención sobre los Derechos del Niño, de la cuál México forma parte desde el 21 de septiembre de 1990; exige que niñas y niños en primera infancia sean considerados como miembros activos de las familias, comunidades y sociedades, con sus propias inquietudes, intereses y puntos de vista. “Para garantizar plenamente el ejercicio de sus derechos, es necesario reconocer que las niñas y niños más pequeños tienen necesidades específicas y particulares en materia de sus cuidados físicos y emocionales, atención y orientación cariñosa, entornos seguros y protectores, así como en lo que se refiere a tiempo y espacio para el juego, la exploración y el aprendizaje. Estas necesidades deben atenderse desde un marco de política integral e intersectorial, con enfoque de derechos y ciclo de vida”.

María Josefina Menéndez, CEO de Save the Children México apunta que “En estos momentos ocurre en México uno de los procesos de toma de decisión más significativo de los próximos 6 años: la integración del Plan Nacional de Desarrollo. Este Plan debe reflejar el proyecto de nación, las prioridades, los objetivos, indicadores y metas que el Gobierno se propone construir y alcanzar en conjunto con los actores sociales que integran el estado democrático. Niñas, Niños y Adolescentes deben estar en el centro de ese Plan, no solo como sujetos de la política, sino como actores activos en la toma de decisiones que impactan su vida. Su voz debe ser escuchada”.

Aranzazu Alonso, Coordinadora del Pacto por la Primera Infancia indica que “El Gobierno de México ha manifestado de manera pública su interés en la construcción de una política para el desarrollo integral de la Primera Infancia; decisión que aplaudimos y a la que nos adherimos con entusiasmo. Estamos convencidos que la voz de niñas y niños en primera infancia, así como la voz de sus mamás, papás y cuidadores es esencial para dar forma y amplio respaldo a esta política. Así pues, aprovechamos el marco de la planeación democrática del desarrollo para organizar el 1er Ejercicio de Participación Ciudadana por la Primera Infancia”.

“Los primeros años de vida son aquellos en los que el cerebro se desarrolla de manera más acelerada, y con él las habilidades cognitivas y conductuales que determinarán nuestra capacidad de aprendizaje, memoria, empatía, socialización, autocuidado y resiliencia, entre otras. La adversidad en esta etapa inicial de la vida- la pobreza, la desnutrición, el maltrato, la negligencia y la enfermedad- pueden tener efectos devastadores e irreversibles en el corto, mediano y largo plazo. Lo que no hagamos en favor de niñas y niños en sus primeros años no podremos hacerlo más tarde. El costo social de no actuar es elevadísimo” asegura el Dr. Antonio Rizzolli, Jefe de la Unidad de Neurodesarrollo del Hospital Infantil de México Federico Gómez.

En tanto, Daniel Ponce Vázquez, Coordinador de Vinculación, Dependencias y Órdenes de Gobierno de la Secretaria Ejecutiva del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA) asegura que la Secretaría ha colaborado con asesorías sobre metodología de participación de la niñez y adolescencia en las distintas etapas del Ejercicio de Participación: “hemos procurado que este Ejercicio funcione en todos los espacios a los que tienen acceso los niños y niñas, sus padres, madres y cuidadores en general. Esperamos que refleje lo que la ciudadanía siente y piensa respecto al tema”, remarca en relación al objetivo del Ejercicio.

Se espera la participación de al menos 100 mil personas a nivel nacional, entre niños y niñas, adolescentes, mamás, papás, cuidadores y ciudadanos en general; que podrán participar de manera física acudiendo a cualquiera de las 116 urnas que estarán distribuidas en 28 estados de la república entre el 2 y el 17 de marzo. Las ubicaciones y horarios pueden consultarse en la página www.pactoprimerainfancia.org

En el caso de la participación digital, correspondiente únicamente a mayores de 12 años, será ingresando al sitio www.participacionporlaprimerainfancia.com

El Pacto por la Primera Infancia ha hecho un esfuerzo por garantizar la inclusión y accesibilidad en este 1er Ejercicio; incluyendo boletas en macrotipo y plantillas braille que faciliten la participación de niñas, niños, adolescentes y adultos con algún tipo de discapacidad visual, intelectual o motriz.

Los integrantes del Pacto por la Primera Infancia esperan que este ejercicio sea un parteaguas en la definición de políticas públicas co-creadas entre el gobierno, las niñas, los niños y sus mamás, papás y cuidadores; la sociedad civil, los organismos internacionales y la academia.

CIFRAS DE INTERÉS:

  • En México viven 13,238,030 niñas y niños menores de 6 años (CONAPO). La mitad de ellos viven en condiciones de pobreza (CONEVAL).

  • Solo 34.3% de las niñas y niños de 12 meses tienen las vacunas que corresponden a su edad (ENIM 2015).

  • El 61.5% de las niñas y niños entre 1 y 5 años experimentan agresión psicológica o castigo físico (ENIM 2015).

  • El 12.4% de los niños y niñas menores de 5 años sufren desnutrición crónica y 5.2% obesidad (ENIM 2015).

  • El 5% de las niñas y niños menores de 5 años son dejados al cuidado de otro niño o niña menor de 10 años (ENIM 2015)

  • El 76.1% presentan un inadecuado desarrollo en el ámbito de alfabetización y conocimientos numéricos, mientras que 21.1 enfrentan rezagos del desarrollo en el ámbito socioemocional. (ENIM 2015)

Entradas recientes